Apuntes para Padres – Comienzan las Clases

febrero 28th, 2009

Llega marzo, están por iniciarse las clases, el retorno al jardín, la escuela o el liceo. Es momento de planificar actividades, reacomodar horarios y de la vuelta a la rutina.
El cambio es drástico, del ocio se pasa a las jornadas extensas de actividad, tanto para hijos como para padres. Los niños y jóvenes pueden mostrar diferentes reacciones frente a estos cambios: ansiedad, nerviosismo, inquietud, son alteraciones normales que todo cambio conlleva, siempre y cuando no duren mucho.
Es importante que en este período de adaptación los padres puedan acompañar a sus hijos tratando de no trasmitirles ansiedad, involucrarlos en los preparativos y una vez de vuelta a la escuela, participar con ellos en el desarrollo del año lectivo.
Junto con las vacaciones terminan los días en que los niños se quedan despiertos hasta tarde. A algunos niños en edad escolar, les cuesta volver a levantarse temprano luego de las largas vacaciones de verano. Ahora es importante que se acuesten temprano puedan dormir 8 o 9 horas, ya que mejora su rendimiento, su concentración y su salud en general.
Debido a que aún los días son largos, querrán seguir jugando afuera antes de la cena. Es importante reservar un tiempo de baja actividad para que se relajen antes de la hora de dormir y puedan descansar adecuadamente. Por tanto, establecer rutinas de relajación, como un buen baño seguido de una sesión de lectura, sería recomendable. El evitar que se duerman con la computadora o la televisión prendida, también sería recomendable, ya que esto excita a los niños y les impide conciliar el sueño.
Algunos escolares se muestran alterados y hasta sufren trastornos físicos los días previos o inmediatamente posteriores a su vuelta a las clases. Además, muchas veces los niños experimentan sentimientos ambivalentes, por un lado les emociona el reencuentro con sus amigos de escuela, pero por otro, se da el temor de separarse de sus padres, en el caso de los más pequeños, o a enfrentarse a un curso que pueda ser más difícil que el anterior o a un entorno hostil, si se trata de alumnos mayores.
Para los más pequeños, aquellos que ingresan por primera vez al jardín el desprenderse de sus padres implica un monto de ansiedad y temor. Se les abre un mundo nuevo y se les cierra otro, algunos viven la experiencia como una pérdida, otros como una experiencia hermosa en donde encontrarán más niños para jugar y maestras ambles y tiernas.
No obstante, para todos es una experiencia que implica mayores exigencias personales y sociales. Las obligaciones escolares, los deberes, la disciplina, el aprendizaje de nuevos contenidos, son todas experiencias que marcan a un niño.
Para que los hijos puedan enfrentar esta vuelta a clase con todo lo que implica, es importante que cuenten con el apoyo de sus padres, que estos los ayuden a adaptarse al nuevo ritmo de vida.
Algunas prácticas son importantes para ayudar en la adaptación:
 Preparar juntos la mochila, los cuadernos y demás materiales, el uniforme o la túnica.
 Hablar con los hijos resaltando lo bueno que es volver a la escuela, ya que se reencontrarán con sus amigos, y tratando de que estos hablen de sus posibles temores frente a la vuelta a clases.
 En el caso que el niño se muestre ansioso frente al primer día de clases, es importante mostrarse afectuoso y comprensivo, sin enfado y acompañarlo a la escuela hasta que se calme.

Psic. Laura Monné

This entry was posted on Sábado, febrero 28th, 2009 at 2:32 pm and is filed under Apuntes para Padres. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.